Mi?rcoles, 13 de abril de 2005
SPIRIT
Tras la muerte f?sica la persona accede a otro plano llamado Mundo
Astral donde continua su existencia. En este plano de existencia vivir
haciendo uso de sus dos cuerpos superiores (cuerpo astral y mental), pero
ser precisamente el cuerpo astral el veh?culo idoneo para desenvolverse
en el. La persona muerta -al ingual que cada uno de nosotros- fue
ciudadano en transito de ese mundo a lo largo de toda su existencia
terrenal, porque cada noche, durante el sue?o, se produce el mismo
desdoblamiento de los cuerpos que en el acto de la muerte, pero sin
ruptura del cord?n. De este modo, cada noche el cuerpo astral vive
plenamente en su mundo sin la limitaci?n que supone el cuerpo f?sico. No
importa si al despertar la persona retiene a nivel consciente las
impresiones recibidas all?, puesto que surtir n efecto, de todos modos, en
su vida ordinaria. Es curiosa, en ese sentido, la popular referencia de
"lo consultar? con la almohada" antes de tomar una decisi?n y que sin duda
responde u a una ancestral intuici?n de que durante el sue?o uno puede
conocer determinadas respuestas porque accede "all?" donde estas son
conocidas. El mundo astral es tan nuestro como el planeta que nos acoge
porque pasamos en el una buena parte de nuestra vida diaria, aunque no lo
recordemos o lo hagamos vagamente. El cuerpo astral puede sentir deseos
pero no puede percibir sensaciones al faltarle el cuerpo f?sico (una vez
muerta la persona).

Hablamos del mundo astral y de sus diferentes niveles como dimiensiones
que el ser humano transita despues de la muerte f?sica, pero no podemos
pensar que aquel sea un mundo deshabitado que acoge en su soledad al ser
fallecido. La religi?n, en una simplificaci?n excesiva, identifica a dos
categorias de seres como habitantes habituales de ese mundo: los angeles y
santos por un lado y los demonios por otro. Pero la cosa no es tan simple
si nos atenemos a la "otra ciencia", y la organizaci?n "social" de aquel
mundo se intuye extremadamente compleja e inaccesible a hombre com?n.

Pordemos no obstante, aproximarnos a la realidad observando lo mas
esencial. La zona purgatorial -recordemos que comprende las tres regiones
inferiores, incluido el infierno- es la sede natural de los luciferianos,
es decir, de aquellos angeles que, seg?n las escrituras, se revelaron y
Dios arroj? al abismo. Dicen los ocultistas que los luciferianos trabajan
para recuperar el rango perdido y, entre sus funciones, est la de ayudar
al humano fallecido en la ineludible tarea de asumir sobre si las energias
infernales creadas por el durante su vida- lo que comunmente llamamos
pecados- y que conlleva un determinado tormento. Es natural que
atribuyamos los sufrimientos infernales a los luciferianos dada su
colaboraci?n en el proceso, pero se comprende facilmente, despues de lo
dicho, que ellos no son sino unos meros agentes puestos al servicio de una
necesidad regeneradora promovida por el propio hombre.

Otro tipo de habitantes de esa zona son los elementales, llamados as?
por que a su vez, constituyen los elementos b sicos de la creaci?n: fuego,
agua, aire y tierra. Son entidades energ?ticas muy poco evolucionadas que
no tienen consciencia de si mismas, y cuya funci?n consiste en ser
material al servicio de otro ser superior que los maneje. Los elementales
que habitan en esas bajas regiones del astral son los utilizados en las
pr cticas de magia negra. El hombre que conozca determinadas claves puede
manejarlos a su antojo. De la misma manera podemos comprender que los
elementales no producen ninguna acci?n por si mismos.

Tambien existen en esa zona los llamados artificiales, que toman ese
nombre porque no son entidades vivas en si, sino creaciones humanas.
Tratar? de explicarlo: cuando el hombre vivo siente un deseo,
automat?camente se crea una imagen de ese deseo en el mundo astral y si
dicho deseo es repetido intensamente, la imagen creada se convierte en
permanente y tiene su tipo de vida en ese mundo. En esas bajas regiones
existen artificiales creados por el hombre, pero ?nicamente aquellos
generados por el odio, venganza, lujuria, etc. Tales colectivos actuan
como una fuerza impulsora capaz de inspirar las mas bajas pasiones en los
seres vivos. Hay dos artificiales especialmente caracter?sticos en esa
zona: el Guardian del Umbral y el Tentador, de los que se hablar
posteriormente.

Finalmente digamos que tambien son habitantes de esa zona los seres
humanos en sue?os. All? puede tener encuentros con familiares fallecidos
recientemente y tales experiencias no suelen ser reconfortantes. El
panorama cambia radicalmente cuando nos elevamos a las zonas celestiales.
Las tres regiones superiores del mundo astral el cielo y, en consecuencia,
la sede de los angeles estructurados en nueve jerarquias: Ocoros,
Serafines, Querubines, Tronos, Potestades, Virtudes, Dominaciones,
Principados, Arcangeles y Angeles. Ellos viven en este mundo de la misma
manera que los humanos en la Tierra y se ocupan de la organizaci?n de la
vida all?. Tambien se encuentran en esa regi?n los elementales, pero a
diferencia de los que referiamos al hablar de la zona purgatorial, estos
son los que pueden ser creados para crear armonia, belleza, salud,
bienestar... Al igual que los otros, tambien el hombre puede utilizarlos,
solo que, en esta ocasi?n, podr hacer aut?nticos milagros gracias a
ellos. Del mismo modo existen los Artificiales, pero aqui son el fruto de
deseos sublimes de los hombres que tambien inspiran nobles acciones a los
vivos. En los espacios celestiales existen igualmente unas entidades
llamadas Esp?ritus Grupales. Estan mucho mas avanzadas que el hombre, y su
funci?n es la de promover y controlar la evoluci?n de las diferentes
especies animales hasta que estos alcanzen su individualidad. A esta
regi?n acceden igualmente las almas de los ni?os que mueren antes de los
14 a?os, viviendo un aut?ntico paraiso.

ESTRUCTURA DEL MUNDO ASTRAL

El mundo astral viene a ser una esfera que contiene dentro de si al
planeta Tierra, al cual interpenetra parcialmente y luego sobrepasa en
muchos kil?metros. Hay una zona -la mas baja del mundo astral-, que se
entremezcla con la corteza terestre donde habitamos los humanos, de tal
manera que las formas de vida de aquella dimensi?n se mueven entre
nosotros aunque resulten invisibles al ojo humano, al igual que resulta
invisible un sentimiento, siendo que esta formado de la misma energia. El
resto del mundo astral es una espesa capa del mundo celeste que nos rodea.
Pero tal mundo no es nada simple y la complejidad de formas de vida
existentes en nuestro planeta es basura en comparaci?n a lo que all?
existe. El mundo astral esta integrado por 7 niveles o regiones formadas
por sustancia, o energia, cada vez mas sutil a medida que nos elevamos.
Tales niveles son conocidos con los siguienets nombres, comenzando por el
mas denso:

<b>1 - Regi?n de las Pasiones y Viles Deseos ? Zona
2 - Regi?n de la Impresionabilidad ? Purgatorial
3 - Regi?n de los Anhelos ? Infierno
4 - Regi?n de los Sentimientos ? Zona neutra - Limbo
5 - Regi?n de la Vida del Alma ?
6 - Regi?n de la Luz del Alma ? Cielo
7 - Regi?n del Poder del Alma ?
NATURALEZA DEL CUERPO ASTRAL


El ser humano dispone de un cuerpo f?sico mediante el cual puede
"hacer" cosas en el sentido de realizaci?n o de ejecuci?n pr ctica mas
estricto, de tal manera que la mas insignificante acci?n ser?a imposible
sin la existencia de dicho vehiculo: el cuerpo f?sico esta dise?ado para
expresar los efectos de causas remotas, para hacer visible, tangible, lo
que antes fue un deseo y mucho antes una idea. Producir ideas es la
funci?n del cuerpo mental, mientras que producir deseos la del cuerpo
astral que finalmente se llevan a cabo po el cuerpo f?sico. La idea surge
primero, despues aparece el deseo de llevarla a cabo o de vivirla y
finalmente se produce el hecho.

VIAJE ASTRAL

Todos los seres humanos accedemos cada noche, durante el sue?o al mundo
astral, y ese es un viaje natural que responde a una din mica necesaria en
el desarrollo humano y, por lo tanto, provista en el orden de la creaci?n.
Esas visitas nocturnas procuran a la persona energias y experiencias que
le ayudan mas tarde en su vida f?sica, puesto que all? es asistido por
entidades espirituales mas avanzadas que le acosnejan y guian. Tales
viajes suelen no ser recordados por la persona al despertar y, a?n cuando
los recuerden, la descripci?n de aquel mundo es diferente de una persona a
otra. Aquel es el habitat natural de los angeles y solo estos conocen su
compleja estructura, mientras que el hombre cuando accede all?, solo tiene
una visi?n parcial y esa es la que testimonia la suya personal.
CoMMeNTS
ImagenESCRiBeMe uN CoMeNTaRio,no muerdo.
Usuario: Estoy logueado en miarroba
Comentario:
 
 
 

adopt your own virtual pet!
Imagen